sábado, 23 de noviembre de 2013

Diferencias del lenguaje.



La marabunta léxico-semántica a la que nos vemos sometidos en esta especie de sociedad 2.0 sinceramente hace que uno se quede totalmente descolocado, me explico:
El otro día vi un juego de mesa sobre la cultura friki en general, pero espera, se publicitaba como el juego geek definitivo… Sé lo que quieren decir con eso de geek pero, en serio ¿de verdad es esto necesario? El friki de ayer, hoy en día es un geek, el gafapasta de toda la vida ahora es un hipster, o el pardillo pagafantas que todos conocemos, ahora está en la friendzone… Dentro de poco a las vacas va a haber que llamarlas milkie-horses. ¿Por qué esa necesidad de coger un palabro tan ricamente existente y sustituirlo por uno que suene como más guay?

Lo cual hace que me planteé una cosa, soy friki, rematadamente friki y lo llevo siendo desde que tengo capacidad de dicción. Viendo Goku o los Caballeros del Zodiaco mientras jugaba al Mortal Kombat y estaba de moda el Rambo Total y las cosas en 3D se veían con unas gafas con unos plastiquitos rojo y azul. No pasa nada, me siento orgulloso de ser friki y en aquella época todo el mundo discriminaba a todo aquel que dijera “It´s a Trap!”. Recuerdo el caso concreto en que unos chavales no paraban de reírse porque sabía que los caminantes cuadrúpedos de EL Imperio Contraataca se llamaban AT-AT. Pero ahí estaba y nunca renegaré de mi herencia firki.



El problema viene con las puñeteras modas. Conozco a un tipo que toda su vida se ha vestido como un leñador canadiense y ahora se supone que va a la moda por tener barba y camisa de cuadros ¿hemos perdido el juicio? Recuerdo el caso del Manga, cuando era pequeño nadie lo veía o leía, hace unos años todo el mundo estaba flipado con cualquier nimiedad que les sonara a japonés, y a día de hoy es una cosa de gente que se disfraza de personajes raros y de nuevo, ahí está la palabrita, cosplay. Imaginemos que es Halloween:

-“¡Oh! ¡Qué disfraz de Drácula tan chulo!”

-“No, perdona, es un cosplay del señor de los vampiros”

Carlitos del Drácula de Castlevanía Symphony of the Night

 
Y el caso es que todo el mundo quiere seguir las modas, y por eso todo el mundo hoy quiere ser friki. Te viene gente diciendo que le gustan mucho los videojuegos pero no tienen ni idea de lo que es el Contra. De ahí que se tengan que inventar semejantes palabros, porque se dan cuenta que el original tiene cierto puntito discriminatorio ya que proviene de la denominación de una minoría y como todas las minorías está discriminada. Pero ¿sabéis qué? ¡Que podéis discriminarme cuanto queráis! Porque no quiero ser geek, me siento muy orgulloso de bailotear en mi coche cada vez que suena Rick Astley y poder decir después que soy un cacho friki.

Así que amigo pagafantas que estuviste tanto tiempo aguantando a esa zorra para que luego se fuera con un cani musculitos…¡no estás en la frienzone! Tú sigues siendo un pagafantas pero no te preocupes, porque ella sigue siendo una zorra. Amigo modernillo quizá todo esto es demasiado mainstream para ti, pero tú sigues siendo un gafapasta. Y sí, quizá esa gente se reía en su día de un crío que sabía diferenciar claramente un AT-AT de un AT-ST Wallker, pero ¿sabéis por qué? Porque puedo decir orgulloso que: ¡Estoy hecho un Friki!